2/5/2010 Extracto de El Periódico de Catalunya - GRAN MAESTRO DE LA GRANDE LOGE DE FRANCE - AL GRANO - DANNY CAMINALMARÍA y JESÚS IBÁÑEZ

Alain-Noël Dubart: «La masonería trata de poner un poco de orden en el caos actual»

‘MASONERÍA Y MEDITERRÁNEO’

Hotel Plaza Catalònia. Plaza de Espanya, 6. -

Sus principios son la fraternidad y «el perfeccionamiento moral de la humanidad». Sus insignias, las herramientas de los antiguos arquitectos, los constructores de las grandes catedrales, que sentaron las bases de la denominada masonería operativa, madre de la masonería moderna. Alain-Noël Dubart (Lille, 1944) es el gran maestro de la Grande Loge de France y esta tarde moderará en Barcelona un debate sobre esta doctrina de vida, legendaria y desconocida.

 

—¿Qué viene a hacer a Barcelona la gran logia francesa?
—La Grande Loge de France tiene una delegación en la ciudad, formada por una treintena de personas, la mayoría de origen francés o francófonas. Este año, el congreso regional del Mediterráneo de nuestra logia –o agrupación francmasónica– se celebra en Barcelona y queremos aprovechar para realizar algunas actividades abiertas al público.

—¿Cómo funciona una logia?
—Cada una tiene su propio funcionamiento, aunque algunos ritos, como el iniciático, son iguales para todos. Los 30.000 miembros de la Grande Loge de France se agrupan en 800 delegaciones distribuidas en siete regiones, entre ellas, la mediterránea, que se extiende desde Niza hasta Barcelona. Celebramos dos encuentros o tenidas anuales.

—¿Cuáles son sus orígenes?
—La nuestra data de 1728 y es una de las más antiguas de Francia. El objetivo, como el de otras logias francmasonas, es buscar la mejora espiritual y moral de la sociedad.

—Y en los tiempos que corren, ¿tiene futuro la masonería?
—La Grande Loge de France fue muy popular los años anteriores a la segunda guerra mundial, cuando llegó a los 120.000 miembros activos. La contienda la decapitó y la dejó con 10.000 integrantes. Ahora, como he dicho, somos 30.000.

—¿Cómo se convierte uno en masón?
—Puede serlo cualquier persona que tenga ganas de mejorar su entorno, de perfeccionar su medio laboral. Sean cuales sean sus creencias, sus orígenes, su sensibilidad política. La masonería, en definitiva, trata de poner un poco de orden en el caos general actual.

—¿Qué papel tienen las mujeres?
—Existen logias femeninas. En sus inicios, la Grande Loge de France tuvo una delegación para mujeres, pero ahora se han independizado, tienen autonomía propia.